domingo, 7 de junio de 2020

El bicho planta o cómo un animal puede vivir de la luz del sol

Marta Cobo Simón. Estudiante de doctorado. Programa de Biología de Sistemas. Centro Nacional de Biotecnología (CSIC).


Todos hemos estudiado en el colegio que las plantas utilizan la luz del sol para producir su propio alimento mediante un proceso llamado fotosíntesis. Lo que no nos han contado es que algunos animales también son capaces de hacer lo mismo. Y no, no me estoy refiriendo a los Pokémon tipo planta, como Bulbasaur o Chikorita, sino a animales reales que viven en nuestro planeta tierra. Aunque nunca está de más echar un vistazo al maravilloso mundo creado por Satoshi Tajiri porque la inmensa mayoría de sus criaturas están basados en seres vivos del mundo r eal. Y es que es sabido por todos que la realidad supera con creces a la ficción y, me permito añadir, todo lo que es posible que ocurra ya ha ocurrido al menos una vez a lo largo de la historia de la vida y, si es exitoso, se ha mantenido hasta nuestros días.




















La babosa marina Elysia chlorotica (derecha), al igual que Bulbasaur (izquierda) es un animal-planta, capaz de alimentarse de la luz del sol. 
Fuentes: Bulbasaur vía Pokemon.com. © 2020 Pokémon. TM, ® Nintendo. Elysia chlorotica por Patrick Krug, vía EOL Learning and Education Group en Flickr, Licencia Creative Commons CC BY 2.0.

Volviendo a los animales-planta, en este caso no hay uno, sino bastantes más, pero me voy a centrar en la llamativa y a la vez adorable esmeralda oriental, más conocida como Elysia chlorotica. Prima hermana de las babosas y caracoles terrestres, esta babosa marina se alimenta de algas cuando solo es una recién nacida. Y no de cualquier tipo de algas, si no de una especie concreta: Vaucheria litorea. Hasta aquí nada nuevo. Pero lo verdaderamente sorprendente es que no digiere toda el alga, sino que deja intactos sus cloroplastos, los orgánulos encargados de realizar la fotosíntesis en algas y plantas, y se los guarda para ella. De esta manera, la esmeralda oriental es capaz de alimentarse únicamente de la luz del sol si el alimento escasea.

Ciclo de vida de la esmeralda oriental (Elysia chlorotica). En la imagen 1, podemos ver a la babosa alimentándose de algas gracias a su rádula (su boca, del mismo tipo que la boca de los caracoles). En la imagen 2, la babosa absorbe los cloroplastos del alga. En la imagen 3, podemos ver el tubo digestivo de la babosa con los cloroplastos contenidos en él.
Fuente: Robin K Herman Illustration. © Robin K. Herman.

“¡Ah!”, pensaréis, “¡pero eso es trampa! ¡La babosa no es capaz de realizar la fotosíntesis, sino que ha robado los cloroplastos de las algas!”. Y no os faltará razón. Pero¿cómo os quedaríais si os contara que, en realidad, las algas y las plantas tampoco son capaces de realizarla? Porque, al igual que ocurre con la esmeralda oriental, hace mucho tiempo las células de las plantas y las algas “se comieron” a unas bacterias capaces de realizar la fotosíntesis, las cianobacterias actuales, dando lugar a los cloroplastos. Este hecho de “comerse” otro organismo sin digerirlo y que tanto el que come como el que es comido obtengan beneficio de su nueva relación se llama endosimbiosis.  Pero sí hay una gran diferencia, y es que las plantas y las algas heredan los cloroplastos de sus progenitores mientras que la babosa no lo hace. Algunos científicos creen que, con el tiempo, sí acabará siendo hereditario, por lo que estamos siendo testigos de un posible proceso de evolución hacia un animal totalmente fotosintético. Fascinante, ¿verdad?

Teoría de la endosimbiosis seriada de Lynn Margulis.
 Fuente: Endosimbiosis, por Ca.garcia.s vía Wikipedia. Licencia Creative Commons CC BY-SA 3.0.

Referencias bibliográficas
Van Steenkiste, N. W., Herranz, M., Husnik, F., Keeling, P. J., & Leander, B. S. (2019). A new case of kleptoplasty in animals: Marine flatworms steal functional plastids from diatoms. Science advances, 5(7), eaaw4337. 
Zimmer, C. (2008). Going Green. Discover Magazine. Recuperado el 07/06/2020 de: https://www.discovermagazine.com/planet-earth/going-green-02 

No hay comentarios: